miércoles, 20 de mayo de 2009

La libertad de elegir




Estuve leyendo el libro del gran Milton (no este, sino este) y llegué a la parte de los vouchers en las escuelas, una idea todavía novedosa.

La crítica a la provisión "clásica" estatal de la educación es que el Estado es un monopolista, que las escuelas no tienen incentivos para mejorar la calidad del servicio educativo y que las familias tienen pocas opciones a la hora de elegir a dónde mandar al chico a estudiar. Esto crea cierta "chatura" en la educación pública que termina por un descenso del nivel.

Pero crear escuelas privadas por doquier no es la solución porque la educación genera externalidades en el resto de la población (más chicos educados = más conciencia de ciudadanía = de país = de democracia = mi abuela sube al colectivo y la dejan sentarse ...). Y además terminaría en una segmentación de la sociedad.

Entonces, como bajados del cielo, aparecen los vouchers: imagínese un papelito que dice "este papelito equivale a 400 pesos que sólo pueden ser gastados en una escuela acreditada". Una escuela acreditada es una escuela que haya pasado por los requisitos mínimos que el Estado pida (currícula, estado de la escuela, calidad de enseñanza, lo que quiera). Así, en vez de ser el Estado el encargado de mantener a las escuelas ahora las familias van con el papelito a la escuela que más se acerque a sus preferencias y anotan al chico. A fin de mes, la escuela junta los vouchers y los cambia por plata fresca. Esto crea lo siguiente:

a)El Estado ya no transfiere más los impuestos a la oferta de la educación (las escuelas), sino que los recursos los maneja la demanda (las familias). Power to the people. Lo dije, pero lo repito: ese voucher no sirve para comprar nada, solo educación.

b)Las escuelas se levantan del letargo monopólico y se dan cuenta que sin alumnos no hay vouchers y sin vouchers no hay plata y tienen que cerrar. Así, tienen que esforzarse por dar los mejor de cada una, como si fuera American Idol, una competencia. Tienen que ofrecer inglés y si se puede otra lengua más, hay que pintar la escuela, hay que tener maestras lindas y exigentes, los padres tienen que meterse en la vida escolar, el acto del 25 de mayo tiene que ser un éxito, lo chicos tienen que aprender bien, mucho, y de todo. A más recursos podrán mejorar todavía más, conseguir más alumnos, tener economías de escala, llegar a la fama.

c)Pero no es solo conseguir más alumnos sino retenerlos ya que siempre está la amenaza del éxodo. Y una vez que empiezan a irse algunos chicos es muy difícil frenar la caída porque se empiezan a ir otros chicos, se van los vouchers, se va la plata para tratar de mejorar.

Al final del cuentito, las ganadores del concurso serán las mejores escuelas, las que más ofrezcan, las que tengan los mejores resultados en sus balances y en la educación.

Después existen combinaciones de lo que quieran: en algunos lugares se implementó la posibilidad de sumar plata (billetes) al voucher para ir a escuelas privadas, en otros lugares fueron solo para privadas, en otros el monto del voucher depende del ingreso de la familia.

Qué tal suena? En otro post algún lugar donde se pusieron en práctica y qué pasó.

19 comentarios:

Anónimo dijo...

La experiencia paradigmatica es, por supuesto, el Chile de Pinochet.
Si bien el sistema parece emular una estructura de un mercado competitivo, tiene el problema de que con el correr de los años empieza a haber estratificacion y segmentacion. Las escuelas que se ponen las pilas atraen mas pibes, pero empiezan a cobrar mas... resultado?: los ricos van a escuelas buenas, y los pobres no pueden acceder a las mismas. Las q no se ponen las pilas atraen la masa de pobres q solo pueden gastar los vouchers (y ni un peso mas, generando entonces un equilibrio de educacion estratificada por clase social.

Tincho dijo...

Mira, desde ya que los sindicatos de maestros te ponen no una carpa blanca sino una torre blanca en la plaza. Esto los hace competir y de una forma mejor que hacer esos cursos para sumar puntos y los llamen cuando les toque.

Coincido en lo que dijo el anónimo aunque para mi hay una cuestión fundamental que no se ve ahí: la familia. Muuuucho tiene que ver lo que tu familia se preocupe por tu educación y no solamente que pongan la plata para ir a LA escuela sino que se preocupen por ver como aprendes, que te "ayuden" con alguna tarea, que te incentiven a leer, etc etc. Podes poner la mejor escuela pero si los padres no se ponen las pilas también veo problemas.

Anónimo dijo...

Entiendo que con el tema de las subvenciones en Argentina, termina siendo bastante parecido.

Dexippos dijo...

Anónimo 1: Sí, estoy de acuerdo con que el Chile de Pinochet es ese. Pero el Chile de hoy (en ese sentido, aclaro) es muy parecido. Buenas escuelas para lso ricos, malas para los malos. Todos bien separaditos.

Tincho: te metiste con un tema complicado: la productividad de los maestros. Cómo se mide? Por la cantidad de pibes que pasan de año? Por las notas que se sacan? Y si están dibujadas? Si te soplan las respuestas? Y si la maestra del año anterior era una ladri y la de este año tiene que enseñar algo que los pibes ya deberían saber? De ahí la dificultad de meter incentivos a los maestros y que se termine en estos cursos con puntos.

Anónimo 2 (que quizás sí, quizás no es el mismo que anónimo 1): Sipo, en Argentina con las subvenciones llegamos a algo parecido a la segmentación de Chile, pero no nos llenamos la boca hablando de escuelas competitivas que iban a terminar por mejorar el nivel, el acceso y la equidad. Nos habremos llenado la boca al hablar de otras cosas igual...

Batman dijo...

Pero los maestros responden a alguien, llamemoslo "el jefe", que les dice, "aprovalos que necesitamos plata". El jefe se sienta en su escritorio y cuenta la guita... no le importa la calidad educativa, y apunta a una parte de la demanda que en la educación ve un título y no un aprendizaje.

Vas a tener colegios con mucha calidad y colegios con muy baja calidad y exigencia... se polariza la educacion.

Tincho dijo...

Dexippos me parece que no me hice entender bien. Yo no hablo de productividad. Mas que nada me refiero a que este tipo de esquema implica una competencia mayor que la actual entre maestros, o por parte de los directores o lo que sea. Todos pasarían a enfrentar una mayor presión para que no se le vayan los alumnos y captar nuevos.

Pero me interesa aun mas el tema de la familia.

Franco dijo...

Batman, ahí entraría el Estado que, como dice el post, es quién tiene que controlar que las escuelas cumplan con ciertas condiciones básicas.

Si para paliar inequidades, decidieran que a las escuelas públicas se pudiera acceder solo con los vouchers, y el criterio de selección en caso de que muchos quisieran ir no fuera la plata que se pone ensima, sino por ej, un examen de ingreso o sorteo... no sería mejor que la situación que plantea el anónimo 1 ?

Sam Rothstein dijo...

No es que la oferta de calidad educativa sea mala, sino que hay colegios donde hay mucha conflictividad social.

El mecanismo del voucher me parece que sirve para redistribuir calidad educativa (por ejemplo, darle a familias de bajos ingresos vouchers con mas guita.. asi los pobres van a escuelas buenas/caras), pero no sirve si no se redistribuyen los casos conflictivos. Tener a 30 pibes con conflictividad social en el colegio privado de Nordelta no te va a resultar en mejoras educativas de los pibes, sino en frustracion del docente.

Que se yo, la externalidad tambien esta en tus companieros de clase. Si pones a un pibe con conflictividad social en un grupo no conflictivo, eventualmente lo contienen y zafa.

Luctor dijo...

Sam, me pongo en neoclasico y sumo un punto a lo que decis... no podria pensarse que le generas una externalidad negativa al grupo que le metes un pibe con conflictividad social?... Digamos, si a un grupo de superdotados le metes un par de pibes que les cuesta sumar 2 + 2... es probable que la profesora pierda tiempo y esto repercuta negativamente en el otro grupo...

No creo que esto tenga que ser asi eh... sino seria los inteligentes por un lado y el resto... pero lo sumo como topico de discusion...

Dexippos dijo...

Tincho: creo que entendí mal, pero igual no está de más pensar el tema de la productividad en los docentes, no? Para el tema de incentivos, para premiar a los buenos, en especial.

El tema de la familia es muuuy importante sin dudas, pero queda medio afuera del espectro de este post que es exclusivo de financiamiento. Aunque estoy de acuerdo en que si tu familia te da una mano, te empuja a estudiar, va a las reuniones de padres te hace bien. Está también el otro tema que es el de los pares, como dice Sam.

Sam: el grado de conflictividad social en un establecimiento es parte de la oferta educativa! Ya que pusieron Nordelta como ejemplo, una de los servicios que comprás es la no conflictividad, ni entre pares (que no le roben a tu hija) ni por parte de los docentes (no hay paros). Y si además la profe de inglés vivió en USA y los nenes tocan violín, genial, pero eso es algo que lo podrías comprar aparte. Así que falta ahí un elemento en la decisión por una colegio privado y es, en parte, la no conflicitividad que se ofrece y, algunos, la compran.

Luc: en el tema de los vouchers los más ricos ponen unos verdes más sobre el voucher y se vuelven a ghettear. Y sí, existe igual la externalidad negativa para el superdotado. Acaso no le pasaba a usted cuando, en primer grado, ya sabía sacar elasticidades y le enseñaban a sumar?

Luctor dijo...

Dexi, en realidad me parece que yo estoy del otro bando...

Pero volviendo al tema, creo que el efecto pares es importante y hay que fomentarlo más, con la consecuente mejora del nivel de los docentes y que los padres vuelvan a tomar relevancia en el desarrollo de la educacion de sus hijos...

Que se yo, desde la teoria, me gusta mucho la idea de la igualdad de oportunidades es decir que vos puedas acceder al colegio que tengas ganas... financiar la demanda... el tema es que sabiendo las consecuencias que genera no lo compro...

Sam Rothstein dijo...

Dexippos,

Justamente, el tema es que en tanto la conflictividad social correlaciona con la pobreza, no vas a poder "redistribuir" calidad educativa via vouchers salvo que raciones el acceso por un mecanismo distinto.

Como senialas, parte de la oferta educativa se ve influida por quienes son los consumidores. Si te vienen todos pibes conflictivos, te tira abajo la calidad de la oferta.

Imaginate que les das a los pobres de familias numerosas (para ir al caso mas extremo), vouchers que te permiten acceder a colegios que cuestan 1000 dolares al mes. La privada del Nordelta deja de ser la privada del Nordelta, pierde calidad porque es mas conflictiva socialmente.

Como evitas que la Villa31 y Fuerte Apache te arruinen la calidad educativa? Distribuilos bien entre establecimientos de calidad, porque mucho pibe conflictuado en un mismo lugar te arruina al resto.

Y aca va la respuesta para Luctor, un pibe con conflicto en un aula de 25 personas no te puede generar una externalidad negativa sobre el resto. Lo mas probable es que prime la externalidad positiva del resto en el pibe...

Me parece, digo yo, no?

El desquitado dijo...

¿Y si un pibe con conflictividad social genera una externalidad positiva? Porque si no ya sabemos que obtenemos: 25 chicos que no tienen contacto con la conflictividad familiar y que piensan que todas las familias son perfectas. Socialmente, ¿no sería preferible la diversidad adentro del aula, tanto para los conflictivos como para los no conflictivos?

Sam: ¿Y cómo se instrumenta eso de "distribuir bien entre establecimientos de calidad"??
Te pinto una situación: madre de hogar pobre lleva a su hijo a escuela de niños con baja conflictividad social para inscribirlo. La directora le responde: "No señora, acá ya está lleno el cupo de "chicos con conflictividad social", pruebe en otra escuela".
Un ejemplo real: ¿Qué creés que les dicen a los padres de los chicos de la villa 31 cuando inscriben a sus hijos en los colegios de Recoleta, a apenas unas cuadras de su casa?

Luctor dijo...

Desqui, por eso decia arriba que lo planteaba como un topico y no como mi opinion en si misma...

Prefiero diversificar un poco el aula dado que no todo se basa en lo que el docente esta dictando sino en la interelacion de los alumnos por eso si se logra lo que vos decis obviamente estoy de acuerdo...

Sam, de acuerdo con lo que decis si el numero es de un "conflictivo" vs 25 "no conflictivos"... Coincido con Desqui en como haces para establecer el cupo maximo de conflictivos... dificil el tema...

Max Power dijo...

Propongo lo siguiente: tres vouchers. El voucher A lo reciben los cuatro deciles más pobres de la pirámide; el voucher B, los tres del medio, y el C los tres más ricos. Cada escuela tiene que facturar obligatoriamente 40% de vouchers tipo A, 30% tipo B y 30% tipo C. Y todos de delantal blanco para que no se note si usás ropa comprada en Kevingston o en La Salada.
Igual, se me hace que este es tema para psicopedagogos, no para economistas, y que muchas veces por no conocer los aspectos que realmente importan del tema, debemos decir cosas que si las escucha un especialista en educación se agarra la cabeza.
Pero con sus limitaciones, banco el debate.

Anónimo dijo...

Creo q la discusion sobre los "peer effects" (los pibes "malos" q contaminan las clases de los buenos y/o los "buenos" q mejoran la de los malos) esta la clave de la discusion.
encarar este dilema desde un punto de vista estatico no tiene sentido: no interesa si el dia de hoy un pibe con conflictividad social hace bardo empeorando la educacion de los pibes bien. con una buena politica y apoyo del estado estos pibes terminaran teniendo una calidad educativa superior a la q tenian, y el equilibrio resultante será no-segmentado, y con un promedio educativo mayor

Charrua dijo...

Arrancó bien la discusión, pero falta un poco de experiencia real con la educación, me parece. El efecto pares está estudiado y es muy real. Ha habido incluso intentos de distribuir los alumnos de manera geográficamente neutra para lograr clases con un alumnado mas mezclado socialmente. El tema es que eso no es muy popular con los padres, por razones obvias (si quieren, googleen "busing"). En última instancia, los padres también quieren mejorar el capital social de sus hijos y se van a resistir a cualquier intento de empeorar la composición social de la escuela. La otra cosa es que hay que distinguir entre buenas escuelas y escuelas con buenos alumnos, porque no son lo mismo. Una escuela realmente buena es la que obtiene resultados mejores que los que el perfil socioeconómico de sus alumnos hacía esperar y eso es algo que no se mide tan fácil. Cuando lo intentamos medir acá, algunas de las escuelas públicas mejores estaban en el interior, con maestros muy calificados pero que seguían trabajando allí (en vez de irse a una escuela "mejor"), padres comprometidos, etc.

Dexippos dijo...

Sam: el tema es que, cuando pasamos a la realidad, las escuelas pueden cobrar por sobre el voucher. Así, el pobre paga la escuela con el voucher. Los de la clase media usan el voucher y suman un toque para ir a una privada. Y los de la clase alta también usan el voucher pero 3/4 de la cuota la pagan de su bolsillo. Así que mucho de conflictividad social en la ecuela de élite no va a haber. Así, se ganaría en el tema de competencia (las escuelas de pobres luchan pos sus vouchers) y algo de mezcla porque ahora con ahorrar un poco algunos pobres pueden tener una mejor educación y mezclarse un toque con los de clase media. En el sueño, las escuelas de vouchers compiten tanto que se eleva el nivel de educación de los tipos de escuela que tiene arriba también.

Max: su idea suena bien, pero de nuevo. El sistema de vouchers acepta la existencia de escuelas privadas caras de ricos. Y no es tema de los pedagogos! No vamos a discutir maneras de enseñar, ni programas, ni didáctica. Pero sí las formas diferentes de alocación de recursos para tener una educación de calidad (le tiro la pelota a los pedagogos para esa definición). Nosotros podemos darles una mano en cómo lograrla.

Anónimo: No estoy tan seguro de que el "efecto pares" (así le decimos en castellano) sean LA clave de la discusión. Es una parte importante, sí. Pero también está, como decís, la presencia del Estado, los padres, los docentes, mil cosas. Además, la teoría puede hablar bien del "efecto pares" que crearían los vouchers pero no es tan cierto. Por lo que dije en los comentarios anteriores.

Charru: gracias por el dato del "busing" (Sería "bondismo" o "combismo" para nos, no?). Estuve leyendo un poco y veo que en algunos casos los padres, como decís, sacan a sus hijos y los meten en una privada. Lo que me gusta es el funcionamiento de las instituciones americanas. Hay muuuchos casos que se resolvieron en la Justicia de estos sobre educación.
Con respecto a escuelas buenas/con buenos alumnos, es un poco lo que decía en una respuesta a un comentario incomprendido (de mi parte, claro está) de Tincho. Yo lo había puesto con la productividad del docente, pero lo llevás al nivel escuela y es parecido. El esfuerzo de una escuela de chicos "mal" para llegar a una buena nota es más importante y meritorio que el de una escuela de chicos "bien" para alcanzar una MUY buena nota. Y eso la hace mejor escuela. Lo que queremos es que la de los chicos "mal" llegue a la MUY buena nota.

Anónimo dijo...

muy buen post y mejores comentarios! aliento mas post teoricos y menos poliquerio economico en la BEA!