sábado, 4 de abril de 2009

Esos "raros" eonomistas nuevos

Los economistas lectores de este blog quizás no sepan definir a qué se dedica un economista. Al menos, a mí siempre me costó bastante explicárselo a no economistas. A los profesores en la facultad les cuesta "seducir" a los alumnos con los ejemplos del Mochón, a los estudiantes les cuesta seducir chicas/os. ¿Cómo razona un economista? ¿Para qué sirve su reflexión? ¿Cómo ganarse una buena minda siendo economista?

Acabo de encontrar en Freakonomics, de Levitt y Dubner, una buena cantidad de ejemplos del razonamiento que sigue un economista. Desde el análisis de la estructura de gastos de una banda de crack hasta la relación entre la legalización del aborto y la baja en la tasa de criminalidad, los seis capítulos del libro intentan mostrar la aplicación de la economía al día a día. Tienen un blog en el NYT.

Pero parece que esto de "la economía de todos los días" está de moda. El profesor más gracioso que tuve hasta el momento me recomendó dos libros de ese estilo. Uno es Sexe, drogue ... et économie, de Delaigue y Ménia cuyo blog, en francés, pueden leer acá.

El otro, The Logic of Life, es de Tim Harford, columnista en FT. En el libro analiza las citas express, los juegos de poker, el precio del café en Starbucks. Su sitio incluye una sección, Dear Economist, que vendría a ser un correo sentimental de ... sí, adivinaste! ... dudas de la economía de todos los días. Por ejemplo, un tipo alquila un depto con 7 amigos, hay cuartos más lindos que otros, con dos ventanas en vez de una, al lado del baño o del vecino y le pregunta al amigo Harford cuál es la mejor manera de dividir el alquiler.

Un paseo por esos autores les dará, a los no economistas y por qué no a los economistas, una idea de la aplicación de la economía al día a día. Poco serio? Negocio? Puede ser, Levitt no lo niega. Pero si esto sirve para acercar a los economistas a la gente, bienvenido sea.

Con respecto a ganar chicas, Levitt no debe tener mucho levante, pero con con los chistes y el estilo cancherito, Harford debe volver a casa con algo más que algunos pounds.

1 comentario:

Luctor dijo...

Freakonomics es un buen libro para pasar el rato y hacerte ver algunas cuestiones que se te pasan por alto. Con poco rigor academico obviamente pero no por eso lo descalifico me gusto mucho, ademas sirve justamente para lo que dice Dexippos, acercar a la gente a esta ciencia. Desmitificarla un poco.

El de Frances paso dado mi desconocimiento del idioma, si hay alguna traduccion se agradece.

El otro lo tendre en cuenta.

Buen post!