martes, 28 de abril de 2009

Más billetes de dos pesos

Ayer tuve un problema. Tenía en la billetera un billete de $ 50. Me compré un sandwich por $14 y me devolvieron un de $ 20, uno de $ 10 y 3 de $2.

$ 50 - $ 14= $ 20 + $ 10 + 3*$2 = $36

Sí, me devolvieron bien no me cagaron. Después, fui a cambiar monedas al banco y tuve la suerte que me cambiaron $ 10 (cajero generoso)
$ 36 = $ 20 + 10*$1 + 3*$2

Después me compré una golosina, unas fotocopias y una birome. Viajé en bondi, porque tenía monedas. La cuestión es que siento que cuando tengo billetes chicos, los gasto más rápido. A ustedes también les pasa?

Ahí me vino la idea. La nueva estrategia de política monetaria: Basta de Rocas, más Mitres.



No alteramos la cantidad de pesos en la economía, sino que simplemente cambiamos la denominación. Ya sé, esto no funciona con individuos super racionales. Pero me juego que algo logramos subir el consumo.
Esto algo tiene que ver con la ley de Gresham y estoy dos posts (post 1 y post 2) de Rollo. Pero no estoy seguro que por eso uno gaste más los billetes de $2, ya que no creo que los billetes de $100 valgan más que los de $2. Lo único que pasa es que son más chiquitos, y duele menos gastarlos.

5 comentarios:

Luctor dijo...

Tal cual, hay una especie de ilusion monetaria de creer que sos más rico cuando tenes billetes grandes o incluso una tendencia a pensar que esos billetes te reportan cierta seguridad en el sentido de que pueden comprar mas bienes. Coincido que empiricamente a mi tmb me pasa eso.

Es un topico interesante, digo, supongamos que sacamos de la economia todos los billetes y dejamos solamente los billetes de 2 y las monedas. ¿Qué sucede? ¿La gente los gasta por el solo hecho de que son de baja denominación? En este mundo la gente no tendria un parametro de relatividad para comparar el billete de 2 con el de 50 por ejemplo. Y ahi se gastaria lo mismo, la gente adaptaria sus transacciones a sus necesidades.

De hecho me parece que tu ejemplo funciona para indivduos NO racionales. Es decir, para el individuo de la teoria microeconomica, es lo mismo tener un billete de 100 que tener 50 billetes de 2 pesos. Cuando optimiza prescinde de la cantidad de billetes, es lo mismo para el tener un billete de 100 que tener 100 monedas de 1 peso. Otra cosa distinta seria plantear que al individuo el dinero le reporta cierta utilidad y ahi deberiamos verlo como otro bien.

lapelucademirtha dijo...

me pasa lo mismo, gasto con mayor facilidad los billetes de menor denominacion...
podria ser una estrategia "valida" para alterar el famoso V de la T.Cuantit.de M. sin tocar nada?
y si, al contrario de eso, se eliminara todo tipo de billete y todo fuera via debito bancario o credito, incluso el bondi (cuando será esto por favor!!!)?? no gastariamos muuucho mas, considerando que "ojos que no ven, billetera que no siente"?
y si la economia fuera mucho mas dolarizada y solo el verde fuera para atesoramiento y todo lo demas como medio de cambio (y unidad de medida), los billetes de 100pe ya no serian dolorosos para gastarlos..

en fin.. $14 pesos el sanguche es lo que mas me preocupa! cuanto contiene de mat primas, cuanto de tecnologia, cuanto de ganancias, cuanto de rentas, cuanto..., y cuanto de puja por demanda???

Dexippos dijo...

Muy bueno Desqui. Agrego un paso más: qué Mitres ni Mitres? MO-NE-DAS! Monedas grandes y pesadas que generen desutilidad en la billetera y que pidan a gritos: "Gastáme!". Eso pasa por acá con las monedas de 2 por ejemplo.

Otra cosa que me sorprendió apenas llegué a Paris es cuando pagué algo con un billete de 100. Un amigo me lo pidió antes de que se lo diera al comerciante para verlo: "Usamos pocos de estos acá", me dijo mi amigo. Al tiempo me acostumbré (ademas de 100 tenía pocos) todo se paga con débito: el diario, The Economist, el sandwich en la facultad. Y, como dice la pelucademirtha, te duele menos.

El desquitado dijo...

El sanguche no era cualquier cosa. Era un super sandwich. Que de tan grande, no pude comer una parte. Con peceto, lechuga, tomate, queso, mayonesa y huevo. En pan de figaza. Tremendo. Todo en Av. Córdoba y 25 de mayo.

A la noche tuve una leve descompostura, pero nada para preocuparse.

Tomas dijo...

EN Casanova! Es la mejor Sanguchería de Buenos Aires! Desde que cambié de trabajo y ya no puedo almorzar esos sánguches mi vida viene en declive!
Envidida, eso es lo que siento, si señor!